El próximo 11 de noviembre, en muchas regiones de Alemania, se celebrará San Martín (en alemán Sankt Martin o Laternfest). Una celebración típica del sur del país en la que los niños salen a las calles portando farolillos de papel.

 

No es simplemente una estampa digna de ver, además, es la excusa perfecta para que los más pequeños de la casa aprendan sobre una de las tradiciones más populares del país y todo lo que ello engloba.

 

Leyenda de Sankt Martin

 

San Martín fue un soldado que pasó a la historia por su gesto de misericordia con un méndigo que pedía limosna en una noche fría de un antiguo 11 de noviembre. Pese a que el soldado no portaba nada consigo, decidió compartir su capa con el méndigo para evitar que pasara frío. En un acto de bondad que, hoy en día se escenifica en las obras de teatro que se celebran durante el Lanternfest, San Martin se quitó la capa y la cortó por la mitad para compartir con el hombre la calidez de su abrigo.

 

La leyenda cuenta que, al día siguiente, el soldado recibió la visita de Dios para agradecer su acto de generosidad. Debido a aquella aparición, San Martin decidió cambiar el rumbo de su vida y dedicar sus días al servicio religioso, por lo que en el 372 fue nombrado obispo de Tours.

 

Los faroles de Sankt Martin

 

Durante la festividad, adultos y niños salen en un desfile por el barrio cantando y llevando sus característicos farolillos. En algunas partes del país se hace el paseo siguiendo a San Martín sentado a caballo y al final del recorrido se comen panes de dulce con pasas. Es muy común ver obras teatrales en las que escenifican la leyenda de San Martín.

 

Resulta imposible no mencionar los Faroles o Farolillos de San Martin, el elemento característico de esta celebración. Cabe destacar que, aunque actualmente los farolillos están fabricados a base de papel de colores, papel, una vela y un pedazo de alambre, antiguamente los niños usaban faroles improvisados hechos de nabos ahuecados con una vela en su interior, atados a un palo.

 

Cuando el sol cae el 11 de noviembre, es la hora en la que los niños salen a las calles con sus farolillos encendidos, creando un hermoso espectáculo de luces y sonidos. 

Alójate en nuestro abba Berlin hotel y desplázate hasta algún pueblo cercano para disfrutar de la celebración de Sankt Martin. Disfruta de un ambiente más local y acogedor durante la festividad y continua con tu recorrido por los enclaves turísticos de la capital alemana durante el resto de tu estancia.