Hoy, desde abba Sevilla, nos adentramos en los encantos ocultos de Sevilla, aquellos lugares que rara vez aparecen en las guías turísticas, pero que añaden un toque mágico y auténtico a tu experiencia en la ciudad. Sevilla, con su rica historia y su encanto andaluz, está llena de rincones secretos, plazas pintorescas, calles con historia y patios tradicionales que te esperan para ser descubiertos. 

 

Los encantos ocultos de Sevilla

Calle de los Besos

Comenzamos nuestro recorrido en la Calle de los Besos, ubicada en el corazón de Sevilla, en el famoso barrio de Santa Cruz. A pesar de su estrechez, esta calle emana una atmósfera única y romántica que te transporta en el tiempo. Conocida como la calle más angosta de la ciudad, oficialmente se llama Calle Reinoso, pero su apodo se debe a una encantadora leyenda.

Y es que la proximidad de los balcones en ambos lados de la calle, a veces separados por no más de medio metro, inspiró este nombre. Según cuenta el historiador local Antonio Navarro Cuesta, los residentes y propietarios de los pisos solían saludarse y besarse desde sus ventanas. Esta tradición dio origen al nombre de la calle. 

 

Atarazanas

Nuestro siguiente destino es el impresionante edificio de las Atarazanas de Sevilla, una verdadera joya histórica que te transporta al Siglo de Oro y a la era de los grandes navegantes y descubridores. Construido en estilo gótico-mudéjar, este edificio de ladrillo abarca una enorme extensión de 7,200 metros cuadrados. Las amplias naves del interior, comunicadas lateralmente a través de arcos, cuentan la historia de la industria naval de la época.

Además, cuenta con naves adosadas, dispuestas en perpendicular al río, que presentan una serie de arcos sobre pilares de ladrillo que forman canales para la recogida de aguas, creando una estructura que evoca un acueducto. Aunque solo siete naves permanecen en pie debido a construcciones posteriores, este edificio es una ventana al pasado de Sevilla y su conexión con la navegación y la exploración.

 

El lagarto de la catedral

En la Catedral de Sevilla encontramos uno de los objetos más enigmáticos de la ciudad, un cocodrilo de madera, un colmillo de elefante, un bocado y un bastón de mando. Estos objetos inusuales, ubicados en el Patio de los Naranjos, cuentan una historia que se remonta a los tiempos del rey Alfonso X el Sabio.

En el caso del cocodrilo, más conocido como lagarto, se dice que llegó a Sevilla en el siglo XIII como parte de una comitiva enviada por el Sultán de Egipto para negociar un matrimonio real. Aunque la pedida de mano fue rechazada, estos objetos exóticos se quedaron en Sevilla. El cocodrilo, disecado y colgado en la Plaza de los Naranjos, se convirtió en un símbolo intrigante de la historia de la ciudad y su conexión con el mundo. Sin embargo, en algún momento fue sustituido por un lagarto de madera.

 

Plaza del Cabildo

Nuestra siguiente parada nos lleva a la Plaza del Cabildo, una pequeña joya semicircular en el barrio del Arenal, junto a la catedral. La historia de esta plaza se entrelaza con el antiguo Colegio de San Miguel, propiedad del Cabildo de la Catedral. Aunque el colegio fue derribado en el siglo XX, la plaza conserva su esencia histórica.

Las arcadas decoradas con frescos se apoyan en columnas de mármol, creando una arquitectura que fusiona lo local con el Barroco europeo. Esta plaza fue testigo de un mercadillo dominical de sellos y, a lo largo de los años, ha atraído a coleccionistas y curiosos que buscan tesoros filatélicos y numismáticos.

 

Iglesia de San Luis de los Franceses

Exploramos ahora la Iglesia de San Luis de los Franceses, una joya del barroco sevillano que nos transporta al siglo XVIII. Diseñada por el arquitecto Leonardo de Figueroa, esta iglesia es un ejemplo magnífico de arquitectura barroca en Sevilla. La combinación de elementos europeos y locales produce una experiencia visual y espiritual única.

El retablo y la cripta son solo algunos de los tesoros que esta iglesia alberga. Aunque originalmente construida por la Compañía de Jesús, hoy en día es propiedad de la Diputación de Sevilla y abre sus puertas al público para revelar su belleza y su conexión con la historia de la ciudad.

 

Plaza de Santa Marta

Nuestro último destino nos lleva a la Plaza de Santa Marta, un rincón tranquilo y lleno de historia en medio del bullicio de la ciudad. Esta plaza es un contraste encantador junto a la Catedral, y su historia se entrelaza con el antiguo hospital que allí existía en el siglo XIV. El convento de la Encarnación ocupa ahora el lugar donde solía estar el hospital.

La Plaza de Santa Marta es un punto donde el tiempo parece detenerse. Sus naranjos y su cruz en el centro crean una atmósfera serena. Además de su belleza, esta plaza esconde historias de ilustres personajes de la ciudad, como Mateo Vázquez de Leca y José Torres Padilla.

 

Descubre el alma oculta de Sevilla

En tu próxima visita a Sevilla, no te limites a los sitios turísticos convencionales. Conoce los encantos ocultos que esta ciudad tiene para ofrecer. Estos lugares secretos cuentan la historia de Sevilla de una manera distinta, revelando su conexión con el pasado y su influencia en el presente. 

Si te has quedado con ganas de conocer más encantos ocultos de Sevilla, ¿qué te parecería visitar nuestro hotel abba Sevilla? En la Terraza abba The Roof Giralda podrás disfrutar del mejor ambiente y de las increíbles vistas de Sevilla. Y si te apetece refrescarte un poco, disfruta de las vistas desde nuestra piscina. Suena bien, ¿verdad? Pues reserva ya tu habitación, ¡te estamos esperando!